Menú

¿Cómo cambiar las balatas y discos de freno?

Si alguna vez te has preguntado sobre la complejidad de cambiar las balatas y discos de freno, queremos destacar que hacerlo por tu cuenta puede ser una excelente forma de economizar en los costos de mantenimiento y que se puede llevar a cabo de manera accesible en un par de horas.

Aprende a hacerlo en este ExperTip con nuestro paso a paso.

Antes de empezar…

Para identificar si necesitas nuevas balatas y discos de freno, debes estar atento a cualquier desgaste en las balatas o a cualquier síntoma de frenado defectuoso. Estos pueden incluir:

– Problemas como sonido agudo, crujidos o rechinidos al frenar.

– Pulsaciones en el pedal o vibraciones en el volante.

Toma en consideración que después de cambiarlos, necesitas un registro de cuándo los reemplazaste para saber cuándo es necesario cambiar los frenos o al menos inspeccionarlos. Recuerda que el proceso de asentamiento de la balata es un factor que debemos considerar siempre que se realice un cambio de frenos.

¿Cómo cambiar las balatas y discos de freno?

1. La seguridad primero.

Estaciona tu auto en una superficie seca y plana y acomoda los retenedores para que las ruedas no se muevan. Asegúrate de usar gafas de seguridad y guantes protectores. También ten cuidado al levantar el auto, usando soportes.

2. Comprueba el nivel del líquido de frenos.

Abre el cofre y revisa el depósito de líquido de frenos. Si está lleno, se debe quitar algo de líquido, pues ayudará a evitar derrames al comprimir el pistón del caliper o mordaza.

3. Levanta el auto y retira la rueda.

Afloja las tuercas con una cruceta y dado mientras la rueda está en el suelo y estacionada. Ahora, levanta el auto con un gato hidráulico desde un punto seguro. Coloca los soportes para auto debajo de los puntos apropiados y baja con precaución el auto sobre los soportes. Retira las tuercas y la rueda.

4. Retira los pernos y la mordaza o caliper

Para quitar los pernos y la mordaza de freno de la rueda, gira la rueda hacia la izquierda o hacia la derecha para llegar fácilmente. Primero quita los pernos de la rueda y después la mordaza, una vez que quites la mordaza busca un punto estratégico para sujetarla con un alambre ó sincho y quede fija/inmóvil Es posible que tu auto requiera una manera específica para quitar la mordaza por lo que te recomendamos consultar el manual del propietario.

5. Retira las balatas usadas y el disco de freno.

Revisa las balatas usadas buscando patrones de desgaste desiguales. El desgaste desigual es un indicador de que la balata o balatas se ‘pegan’ debido a la falta de lubricante, un retén o sello desgastado o un pistón de la mordaza pegado. La caja de la balata tendrá una guía de referencia cuando inspeccione el desgaste desigual.

Una vez que las balatas estén fuera, retira el disco de freno. En muchos autos, se debe quitar el soporte de montaje de la mordaza para poder quitar el rotor. La mordaza de freno se atornilla al soporte de la mordaza, que se atornilla al conjunto del eje. Para quitar el rotor del freno, primero retire la mordaza de freno y luego retire el soporte de la mordaza de freno, esto permitirá el acceso al disco de freno.

Al retirar el disco de freno observa si hay oxidación o desgaste desigual. Es posible que necesite ayuda de un penetrante para óxido como WD-40 o un mazo para terminar de quitarlo del conjunto del cubo.

6. Limpia la superficie del montaje del disco de freno.

Limpia con un cepillo de alambre para eliminar la oxidación y los desechos, esto asegura que el nuevo disco se asiente al ras del cubo y elimina la posibilidad de pulsación del pedal.

7. Limpia el nuevo disco de freno.

Te recomendamos usar un limpiador de frenos AutoZone.

8. Instala el nuevo disco de freno.

Posiciónalo para instalar el kit de herrajes de frenos.

9. Instala el kit de herrajes de frenos.

El kit de herrajes de freno usado crea vibraciones que se escuchan en forma de ruido de freno a bajas velocidades de frenado, por lo que estos clips deben reemplazarse con cada trabajo de freno. Asegúrate de aplicar lubricante de freno en los puntos de contacto del deslizador antes de instalar el kit de herrajes.

10. Prepara las balatas.

Toma en cuenta la orientación de posición del sensor de desgaste para instalar las balatas correctamente, ya que las balatas tienen diferentes posiciones del sensor de desgaste. Algunos conjuntos de balatas tienen sensores de desgaste solo en las almohadillas internas, algunos en las cuatro almohadillas, y algunos no tienen sensores de desgaste.

11. Instala las nuevas balatas.

Cuida la orientación de las balatas del paso anterior.

12. Inspecciona la mordaza de freno y el pistón.

Mira la mordaza de freno y el pistón e inspecciona cualquier filtración de líquido de frenos y si están limpios, utiliza el esparcidor de pastillas de freno de disco delantero/ trasero para colocar el pistón de la mordaza de forma segura.

13. Instala la de freno.

Retira la mordaza o caliper del punto estratégico y libera el cincho y vuelve a colocarla. No aprietes de más los pernos de la mordaza, esto puede provocar problemas mucho mayores. Comienza a apretar los pernos con la llave (española) correcta, luego usa una llave dinamométrica para apretar los pernos correctamente.

14. Revisa el depósito de líquido de freno.

Desde la parte superior hasta la línea de llenado máxima si es necesario. Asegúrate de tapar el depósito de líquido de frenos antes de pasar al siguiente paso para evitar derrames.

15. Bombea los frenos.

Siéntate en el asiento de piloto y presiona lentamente el pedal del freno hasta sentirlo firme. Esto asegurará que el líquido de frenos esté fluyendo correctamente y el sistema esté funcionando. Evita presionar el pedal del freno hasta el suelo para no causar daños internos en el conjunto del cilindro maestro del freno.

16. Vuelve a comprobar el depósito de líquido de freno.

Rellena de nuevo de ser necesario y vuelve a tapar el depósito.

17. Instala la rueda y baja el auto.

Aprieta las tuercas mientras el auto está levantado con el gato hidráulico. Retira los soportes, baja el auto hasta que la rueda toque el suelo y aprieta las tuercas de nuevo.

18. Repite los pasos con las otras ruedas.

Al terminar las 4 ruedas asegúrate de que el pedal de freno está firme.

19. Haz la prueba.

Haz una prueba de manejo a 80 km/h, pisa los frenos sin mucha fuerza hasta bajar a 50 km/h y maneja a esta velocidad por 3 minutos para enfriar los frenos. Repite este proceso de 4 a 5 veces.

¡Y eso es todo! Te recordamos que en AutoZone puedes solicitar herramientas de préstamo para este tipo de trabajos, dale clic al enlace para conocer más: https://www.autozone.com.mx/lp/herramienta-de-prestamo

Si te quedó alguna duda sobre el proceso para cambiar las balatas y discos de freno de tu auto o si tienes cualquier duda respecto a alguno de nuestros productos, te recordamos que puedes acercarte con cualquiera de nuestros AutoZoners.

Con AutoZone, Vas a la Segura.

Esto te puede interesar

Los consejos, guías paso a paso, videos y la información referente al cuidado del automóvil publicada en autozone.com.mx/expertips se presentan como recursos útiles para el mantenimiento general y reparaciones automotrices desde una perspectiva general y debe seguirse bajo su propio riesgo. La información que compartimos es precisa y verdadera según el mejor conocimiento de AutoZone; sin embargo, puede haber omisiones u errores. Asegúrese de consultar el manual de propietario o la guía de reparación de su vehículo, solicitar más información en una tienda AutoZone cercana o a un mecánico profesional para una reparación específica en el vehículo. Consulte el manual de servicio para obtener información específica de diagnóstico, reparación y herramientas para su vehículo. Al realizar un trabajo, siempre calce las ruedas antes de levantar el auto. Siempre desconecte el cable negativo de la batería antes de dar servicio a una aplicación eléctrica para proteger sus circuitos eléctricos en caso de que un cable sea perforado o puesto a tierra accidentalmente. Tenga cuidado al manipular baterías de automóviles. Bajo condiciones normales de uso de la batería, los componentes internos no presentan riesgos a la salud, en caso de rotura de esta o como prevención recuerda que los componentes internos son ácido sulfúrico y plomo. El ácido sulfúrico puede causar quemaduras en la piel y lesiones oculares, es nocivo en caso de ingestión en contacto con piel o si se inhala, no comer, beber o fumar cuando se esté en contacto con el producto. Utilice siempre el equipo de protección personal para la cara y ojos, guantes, ropa protectora y trabaje en un área bien ventilada. Si tiene contacto con la piel enjuague con grandes cantidades de agua durante al menos 15 minutos. Quítese completamente la ropa contaminada incluyendo los zapatos. Si los síntomas persisten, busque atención médica. Si tiene contacto con los ojos, enjuague inmediatamente con grandes cantidades de agua por al menos 15 minutos mientras levanta los párpados. Busque inmediatamente atención médica. No use ropa suelta o accesorios que cuelguen al trabajar en su vehículo.

Artículos Relacionados

Hide